La Isla del Tesoro chilena

La Isla del Tesoro chilena

La Isla Robinson Crusoe, la principal del Archipiélago Juan Fernández, compuesto además por las islas Santa Clara y Alejandro Selkirk o Más Afuera, ti

¡El descanso que anhelas! Descubre 10 termas de La Araucanía para disfrutar y relajarse al máximo
Cabo de Hornos: Un enigmático lugar para vivir una gran aventura
Atrévete a conocer la majestuosidad del territorio antártico chileno: una maravilla en el mundo (Fotos)

La Isla Robinson Crusoe, la principal del Archipiélago Juan Fernández, compuesto además por las islas Santa Clara y Alejandro Selkirk o Más Afuera, tiene una historia pródiga en acontecimientos. Desde su descubrimiento realizado por el navegante español Juan Fernández en 1574 se convirtió en un referente de la marinería y lugar de refugio de corsarios y piratas que se reabastecían en este paraíso. En este mismo lugar fue abandonado el navegante escocés Alejandro Selkirk (en octubre de 1704) siendo rescatado cuatro años y cuatro meses después. Su historia dio origen a la novela Robinson Crusoe, de Daniel Defoe.

En la isla encontrarás un único poblado llamado San Juan Bautista con 500 habitantes y en vías de recuperación luego de ser azotado por un tsunami (2010). Es la capital de un verdadero tesoro, no sólo por el que buscan exploradores internacionales, que fue enterrado secretamente por Lord Anson a mediados del siglo XVIII, sino por uno más cercano y tangible: su gente y naturaleza. Declarado Parque Nacional y Reserva de la Biosfera por Unesco, es 61 veces más abundante que Galápagos en especies de plantas endémicas y posee trece veces más aves.

Ideal para trekking y fotografía, con grandes miradores cercanos al cerro El Yunque, principal cumbre de su ondulante geografía, también podrás gozar de la amabilidad e incontables leyendas que entrega su gente, herederos de los primeros colonos llegados hace un siglo atrás. Aquí podrás bucear en una de las áreas con mejor visibilidad de Chile, sobre los 20 metros, con abundante fauna marina y juguetones lobos marinos. Disfruta alguno de los sabrosísimos platos típicos con productos del mar como langostas (producto más famoso de Robinson Crusoe que se come en el plato llamado “perol”), cangrejos dorados y los pescados clásicos de esta isla: vidriola y breca. Los grandes paisajes naturales en medio del Pacífico harán de esta experiencia una marca en tu vida. No te arrepentirás.

COMMENTS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Close