Fraymar Pagua20 mayo, 2018
5min180

Luego de la Ópera de Sydney y de los canguros, el monte Uluru es el icono más famoso de Australia. Este inselberg –pico abrupto aislado en una llanura de matorrales– de arenisca rojiza de 348 metros de altitud en el centro de Australia, es una montaña sagrada para los aborígenes anangu y la mayor atracción del Parque Nacional Uluru-Kata Tjuta, donde también se encuentra otro monte sagrado: Kata Tjuta, o Las Olgas, con sus 36 cimas y 546 metros de altitud. Ambos están conectados por una carretera. La imponente silueta del Uluru es visible desde cien kilómetros de distancia. Y desde lejos se contempló durante años hasta la irrupción del turismo masivo, con autocares refrigerados debido a lo inhóspito de este territorio: muy seco, escasa vegetación que procure sombra y temperaturas que pueden superar los 46° C.

Doble denominación

Su nombre ha cambiado tanto como sus colores. Para los aborígenes siempre fue Uluru, pero en 1873 William Gosse, primer occidental conocido que coronó la cima, lo rebautizó como Ayers Rock en honor al entonces primer ministro de Australia Meridional. A finales del siglo pasado, en la normalización de relaciones con los anangu se reinstauró la denominación Uluru como nombre oficial. Pese a que el principal atractivo del parque es contemplar sus colores cambiantes a lo largo del día, para compensar el obligado madrugón que requiere estar a pie de Uluru antes del primer rayo de sol se suelen explorar también los alrededores, como el manantial de Mutitjulu, las cuevas del Uluru con pinturas rupestres del dios Wandjina, las gargantas de Kantju o la circunvalación de casi 10 kilómetros del contorno del Uluru. Y, ya en Kata Tjuta, las gargantas de Walpa y el Valle de los Vientos, llamado así por las fuertes corrientes de aire que se enroscan entre las cabezas de Las Olgas. Sobra recordar que no se deben coger piedras como souvenir, por respeto a un espacio protegido o para evitar una maldición. Cada día se reciben en el parque paquetes con guijarros robados por turistas que aseguran que desde entonces les ha perseguido la mala suerte.

Tonalidades cambiantes

La magia del Monte Uluru son los diferentes tonos que adopta a lo largo del día debido a la acción de la atmósfera sobre los rayos de sol. El polvo en suspensión, la contaminación y el vapor de agua presente en las capas más bajas de nuestra atmósfera actúan como un filtro, limitando las longitudes de onda cercanas al azul y acentuando las de los campos rojizos. Con las primeras luces del día es un enorme monolito ocre que emerge majestuoso sobre una planicie oscura. Al atardecer llega la imagen más esperada: el Uluru teñido de un rojo brillante. La luz tamizada en días nublados provoca también efectos sorprendentes. Más aún, aunque un día lluvioso pueda resultar frustrante, descubriremos una roca enorme de un gris metalizado por cuyas grietas resbala el agua en forma de riachuelos oscuros.

No pisar el monolito

Subir hasta la cima del Uluru no está prohibido, pero al tratarse de una montaña sagrada se entiende como una profanación. En señal de respeto a sus costumbres ancestrales, los anangu piden a los visitantes que se abstengan de pisarla.

Fuente: 50 destinos de la naturaleza

Fraymar Pagua19 mayo, 2018
3min2490

Por la Ruta 5 sur desde Talca, tomando la Ruta Internacional Pehuenche, pasando por la ciudad de San Clemente y siguiendo hacia la cordillera, se puede llegar a las localidades de Vilches bajo, Vilches Medio y Vilches Alto, lugar donde podrá encontrar zonas de camping, cabañas, gastronomía y actividades recreativas.

Aquí podrá disfrutar de hermosos paisajes con remansos de transparentes aguas que bajan desde la montaña y hermosos pozones que se forman en el cauce del río Lircay, presentando zonas aptas para el baño y natación. También podrá avistar formaciones geológicas naturales de excepción como los Tres Cuernos y la Cabeza del Indio.

Por Vilches Alto puede llegar, por el oriente, a la Reserva Nacional Altos de Lircay, la mayor reserva nacional de la Región del Maule, con 16.684 hectáreas de valles, cordilleras y praderas altoandinas.

Sobre una antigua ruta de arrieros, se habilitó un tramo de 19 Km. del Sendero de Chile, Tramo Altos de Lircay, iniciándose en la sede administrativa de la reserva y ascendiendo a la alta cordillera de El Peine. Una variante lo llevará hasta la Laguna del Alto. Posteriormente a una extraña formación rocosa plana y fisurada de grandes bloques color ocre, denominada El Enladrillado, sitio mítico de los aficionados a la observación de Ovnis y punto clave de la Ruta Ufológica y desde el cual se obtiene una maravillosa vista del volcán Descabezado Grande, el Cerro Azul y Valle del Venado.
En otra variante del Sendero de Chile se encuentra un mirador habilitado para la observación de los cordones de cerros el Despalmado, el Volcán Descabezado Grande y el valle del río Claro. Desde este punto se desciende por empinadas laderas hasta el río Claro; por su cauce avanzará hasta llegar finalmente al Valle del Venado.

La aventura y los deportes naturales son las palabras claves para el visitante de la reserva Altos de Lircay; no podrá olvidar la inmensidad de la cordillera, los bosques de grandes dimensiones, ni la paz que se respira al transitar por los senderos y huellas.

Fuente: Cámara de turismo Rural Vilches

admin5 diciembre, 2016
rio_negro.jpg
9min3390
Gastronomía mapuche, una buena cuota de historia y casas patrimoniales, todo esto en medio de ríos, bosques y praderas. Eso es lo que ofrece la ruta de los pueblos originarios en Río Negro al sur de Chile. Acá te contamos nuestra experiencia, a ver si te motivas a recorrerla.

Mapuche es la etnia originaria más numerosa de Chile. Habita en la zona sur del país y está compuesta por diversos pueblos que llevan nombres diferentes de acuerdo al lugar específico en el que se sitúan. Gracias a una invitación que recibimos, pudimos ser parte de un viaje que nos llevó a conocer el lugar que habitan y la forma actual de vida de los Huilliches, el grupo Mapuche más austral de todos.

Temprano un lunes de octubre, partimos junto a otros periodistas desde la ciudad de Osorno al destino conocido como Río Negro. En medio de campos y verde vegetación llegamos al poblado del mismo nombre que destaca por sus casas patrimoniales con fuerte influencia europea.

El sol ya comenzaba a calentar un poco el ambiente, mientras algunas nubes escurridizas se movían en el cielo. En dirección al poblado de Riachuelo, cruzamos el Río Negro; bordeado de árboles y con un caudal tranquilo, sus aguas son ideales para la práctica del kayak.

En Riachuelo, una serie de edificaciones que datan de comienzos del siglo pasado nos invitan a conocer una historia de otra época, pero que aún se respira en cada esquina. Como suele suceder en sectores más rurales de Chile, los habitantes más ancianos perpetúan casi de manera inconsciente su forma de vida que nos habla de otros tiempos.

casas_rio_negro

Llegar a esta zona es detenerse a escuchar y observar, es aprender a acostumbrarse a la tranquilidad que transmiten lugares rodeados por la naturaleza y custodiados por las antiguas tradiciones de sus pueblos.

Después de conocer el poblado, nos internamos en los sectores rurales de lo que se conoce como la Ruta Huilliche. Conocimos de primera mano el trabajo de tejido en Ñocha, una planta nativa del sur de Chile considerada elemento básico para la fabricación de artesanía Mapuche.

Don Hernán, quien nos abrió las puertas de su casa, nos mostró en primera persona cómo es posible vivir de la tierra. En su terreno cultiva todo tipo de vegetales, incluyendo plantas consideradas medicinales, que posteriormente pudimos probar en infusiones. De su huerto, don Hernán y su esposa Elisabeth extraen los ingredientes necesarios para hacer exquisitas preparaciones típicas de la cocina de campo del sur de Chile.

Poco a poco nos fuimos adentrando en las costumbres propias del pueblo Mapuche. Nos acompañaba en esta travesía la señora Paula, descendiente Huilliche y guía turística del sector.

De su boca pudimos escuchar la cosmovisión de sus ancestros y las tradiciones que pudo aprender de su madre. Sus atuendos mapuches y una acabada presentación sobre los implementos e instrumentos usados por sus antepasados nos permitieron entender de mejor manera cómo vivía el pueblo Huilliche siglos atrás y sus principales diferencias con los mapuches de otros sectores de Chile.

Entraban ya los últimos rayos de sol de la tarde cuando nos dirigimos al lugar en el que pasaríamos la noche. En el sector de costa Río Blanco nos recibieron con una merienda típica del sur de Chile, rica en productos locales. Sentados ahí disfrutando del calor del hostal, del acogedor recibimiento de nuestros anfitriones (Marta y su familia) y de las delicias gastronómicas que nos ofrecían generosamente, empezamos a sentir las primeras gotas de lluvia pegando contra las ventanas. Té caliente en mano me senté a mirar a través de la ventana este sencillo y casi cotidiano espectáculo que nos regala la naturaleza.

rio_negro_mapuches

 

Temprano al día siguiente emprendimos camino a conocer a doña Matilde, Mapuche especialista en la preparación de tortillas de rescoldo. Estas masas requieren una preparación muy especial, ya que se cocinan directamente entre las cenizas y brazas, las que deben llevar varios días calentándose para lograr una cocción perfecta.

Las tortillas de rescoldo reemplazan al pan tradicional y se pueden comer con diferentes productos. Nosotros las probamos con huevos de gallina collonca, es decir, gallina sin cola que es conocida desde tiempos ancestrales por el pueblo Mapuche. Sus huevos son de color azulado y su sabor a huevo de campo se disfruta de principio a fin.

Después de comer cuanto pudimos – había que acumular energías para lo que se venía, nos decíamos como para auto convencernos de que tanta comida era necesaria– nos pusimos en marcha para conocer otros sectores de la ruta.

rio_negro_invernadero

Estuvimos en la antigua mina de oro de Ponzuelo y caminamos por senderos de trekking acompañados por una descendiente Huilliche que orgullosamente nos mostró cómo decidió convertir su terreno en un lugar de preservación de la naturaleza, luego de varios años de explotación forestal. En el recorrido no sólo pudimos admirar árboles que poco a poco comienzan a reconstituir un paisaje natural sagrado, también recolectamos unos hongos llamados chicharrones del monte que luego nuestra anfitriona nos preparó amablemente en su cocina a leña. ¡Toda una delicatesen!

Con una niebla profunda y lluvia intermitente, pudimos apreciar los bosques de alerces, una especie milenaria designada Monumento Nacional, que se encuentra en el sur de Chile. Ejemplares de más de 3.000 años de antigüedad se presentan incólumes como testigos silenciosos de la cultura Mapuche que nació y se desarrolló a su alero, y que hoy pone sus esfuerzos en mantener sus tradiciones y compartirlas con quienes visitan sus tierras.

Cada persona que conocimos en esta travesía nos recibió de manera sumamente cariñosa y sencilla. Una sonrisa en la cara, un caluroso abrazo como si nos conociéramos de toda la vida, y una mesa de comida siempre sabrosa, fueron más que suficiente para sentirnos en casa en cada lugar que estuvimos. Recuerdo todavía todos los rostros que nos recibieron: alegres y orgullosos de poder mostrarnos un pedacito de sus vidas, de sus historias, de su cultura.

Fuente: Chileestuyo

admin26 septiembre, 2016
Lago-Budi.jpg
5min6190

A una hora de la ciudad de Temuco, en el sur de Chile y  a 1.106 km de Santiago se ubica el Lago Budi. Está junto al Océano Pacífico y es uno de los destinos más fotografiados  y apacibles de la Araucanía. Aún desconocido para turistas extranjeros, al lugar se puede llegar a dormir en las rucas mapuches, probar la gastronomía y conocer de primera mano los secretos de la cultura de esta etnia.

Con más de 100 especies de aves, el Lago Budi es el más salado y austral del mundo. Cuenta con una fauna y flora de postal, que está a simple vista, en los juncales inundados que se ven desde el camino donde nadan cisnes de cuello negro.

Por años dedicados cien por ciento a la agricultura, los vecinos de la comunidad Llaguepulli decidieron formar hace más de 10 años una cooperativa de servicios turísticos. Quienes visitan el Lago Budi pueden recorrer la zona en caballos, botes a remo, carretas o aprender de las yerbas medicinales, gastronomía, música y tejidos de este hermoso enclave mapuche, la principal etnia chilena.

Desayuno y trutruca

El centro de operaciones de la comunidad es la ruca Kom Che Ñi (la casa de todos, en lengua nativa) que además funciona como restorán de cocina típica. A pocos metros de ahí está el camping (con impecable vista al lago), cabañas y rucas Ad Lewfu.

Dormir en una ruca es, sin duda, una de las mejores experiencias para quienes se quedan en el Lago Budi. La ruca es el nombre de la vivienda tradicional de los mapuches. Los dueños de casa se encargan desde preparar un desayuno típico hasta de enseñar a tocar la trutruca, una trompeta rústica que emite sonidos graves y estridentes.

Cercano al Lago Budi hay otros puntos de atracción como la Isla Llepo, Puerto Domínguez, y Santa María, todos lugares a los que se puede acceder en balsas. Los trayectos de navegación permiten apreciar el paisaje del entorno y realizar observación de aves.

Puerto Saavedra

La principal ciudad costera de La Araucanía es Puerto Saavedra. Localidad que aún muestra las huellas de un maremoto que arrasó su costa en 1960. Al sur de la playa de arena negra de Puerto Saavedra se encuentra el hermoso Lago Budi, que cuenta con muchos brazos que serpentean entre lomas suaves. El Budi refugia alrededor de 130 especies de aves, incluido el cisne de cuello negro. En su rivera oriental se encuentra el pintoresco Puerto Dominguez y, en sus aguas, el huaiquil, un pez exclusivo de este lago.

En Isla Huapi, la franja que separa el lago del mar, los mapuches abren sus puertas al visitante en sus tradicionales rucas.

Dunas y alcantilados

Hacia el sur del Lago Budi, los caminos costeros acompañan una vía casi recta, ideal para realizar caminatas. Las dunas se alternan con acantilados, campos cultivados y pequeños bosques de pino.

En todo el sector hay población mapuche-lafquenche. La ruta principal corre paralela a la costa, algunos kilómetros tierra adentro, hasta llegar a Hualpín, en el Río Toltén, otrora línea fronteriza con los mapuches.

Fuente: Ablturismo

admin23 mayo, 2016
pygp_31250_31250_1_w1200.jpg
3min11400

Lago Espolón, se ubica a unos 9 kilómetros de Futaleufú. Para llegar a él se debe seguir el camino hacia Chaitén tomando la variante hacia el embarcadero ubicado en el sector Este del Lago.

Desde esa zona se toma una barcaza cuyo recorrido dura aproximadamente una hora, donde destacan sus montañas, colorido de sus aguas verde esmeralda y sus bosques de Coigues y Lengas que toman colores rojizos durante el otoño.

Dentro de la barcaza es posible ver pasajeros oriundos de la zona, que llevan consigo animales como caballos, ovejas y gallinas.

Al llegar al otro extremo del Lago, se puede hacer un circuito de aproximadamente 45 minutos en mountain bike, a través de bosques y potreros. El escenario de esta actividad destaca por lo campestre, animales de los habitantes del sector, que son interrumpidos en su diario pastar por el paso de las bicicletas. Se puede coordinar un almuerzo típico en el Hospedaje “El Arroyito”.

Se puede seguir la ruta regresando al embarcadero para retomar la Barcaza y zarpar en las cabañas Los Tres Morros, donde Ervin Redlich ofrece una cabalgata bordeando el Lago Espolón, entre bosque predominante de Coigues. Este paso permite divisar entre los troncos de los árboles, el increíble colorido del Lago. Se puede apreciar en el trayecto una cascada, como así también importantes quebradas rocosas. Es un paisaje que sólo se interrumpe por antiguos cercos de madera, que fijan por años los pocos limites que se pueden encontrar.

Otra opción es hacer el trayecto final en una travesía por kayaks, sintiendo el oleaje, bordeando playas y divisando la frondosidad del bosque y el colorido de las montañas desde el mismo lago. El circuito finaliza volviendo al primer embarcadero y retornando a la ciudad de Futaleufú, donde es posible comentar un día de expedición en algún restaurante o bar.

IMG_5532
casa-de-campo-lago-espolon
lago-espolon-911101-MLC8137208910_032015-F
pygp_31250_31250_1_w1200
slide7
13424408
32569324
Espolon-1024x523
IMG_5532

Cómo llegar

Hay 3 opciones:

  • Por la carretera Austral o ruta Bi -modal, desde Puerto Montt, cruzando desde Caleta La Arena, para continuar por tierra, luego desde Hornopirén se toma la siguiente barcaza, para tras 3 horas y media llegando a Leptepu y desde Fiordo Largo tomar la última barcaza hasta Caleta Gonzalo. Desde Caleta Gonzalo se llega a Chaitén. Desde esta ciudad se continúa por la carretera Austral hasta la variante en Villa Santa Lucia, para dirigirse a Futaleufú.
  • Por avión desde Puerto Montt, aterrizando en Chaitén y continuando por tierra hasta Futaleufú.
  • Desde Argentina pasando por Esquel, cruzando el paso Futaleufú.
admin16 mayo, 2016
63521507-2-e1463409585402.jpg
1min14530

La laguna Galletué está en la región de la Araucanía, al sur de Chile. Localizada a 35 kilómetros al sur de Liucura y a 228 kilómetros al noreste de Temuco, es aquí, a 1350 metros de altura, donde nace el río Biobío. Se encuentra específicamente al interior de la Reserva Nacional Lago Galletué, entre la Reserva Nacional China Muerta y la Reserva Nacional Alto Biobío.

La zona es conocida por su gran cantidad de flora y fauna, entre los que destacan bosques de araucaria, lenga, ñirre, coigüe, entre otros, y especies como el puma, el águila, el pato jergón, la tagua, el pato real y peces como la trucha arcoiris, la trucha fario y otras. Estas últimas han incentivado en la zona el crecimiento de la pesca deportiva.

64643946
63521507
b1a8af76275fc4c6ef5caca1d2eafd03
36816198
16798888
Captura de pantalla 2016-05-16 a las 10.46.08
Captura de pantalla 2016-05-16 a las 10.45.17

Además cuenta con zonas para acampar y playas con arena negra.

p1080126

 

admin11 mayo, 2016
b9c2ceb61d29f6cf4c36f6c3a0efb51c.jpg
2min10300

Esta hermosa casa emplazada en medio de una plantación de 3.600 plantas de lavanda, es uno de esos lugares de cuentos de hadas. El aroma que rodea y que se percibe en todo el ambiente, produce una sensación de calma y tranquilidad, ambas propiedades naturales popularmente conocidas de esta planta. Si a eso le sumamos la belleza, tanto de la plantación como de la acogedora casa de madera blanca perfectamente decorada, más las exquisiteces que se ofrecen como las mermeladas de arándano con lavanda, o el pie de limón y sus distintas infusiones naturales, la visita a este sitio se transforma definitivamente en una experiencia imperdible de la Región de Los Lagos.

Con un gran valor patrimonial, este pequeño salón de té, el cual requiere de previa reserva, es resultado de un hermoso proyecto de agroturismo sustentable, donde el cuidado de sus plantaciones de lavanda y arándano, son su principal preocupación y dedicación.

b9c2ceb61d29f6cf4c36f6c3a0efb51c
turismo-anuncios-483-3
lavanda-casa-de-te-3
lavanda-casa-de-te-2
lavanda-casa-de-te

Dónde: Camino a Quebrada Honda, kilómetro 1.5, Frutillar, Región de los Lagos.

admin11 abril, 2016
90552dae1d56bc8b2362bed2b46de8c1-e1460384423431.jpg
2min8810

En la ribera noroesoeste del lago Ranco se encuentra Bahía Coique, un exquisito complejo turístico que posee infraestructura y servicios de primer nivel capaces de satisfacer al público más exigente.

El complejo está emplazado sobre una superficie de más de 50 hectáreas y cuenta con toda la infraestructura necesaria para asegurar a sus visitantes un descanso integral, además de poner a su disposición una serie de servicios e instalaciones de primera calidad.

En un entorno natural, característico de esta zona del país, se encuentran 35 departamentos, los cuales se arriendan durante todo el año, y dos loteos con increíbles vistas al lago.

Entre los servicios que se ofrecen se encuentra:

Restaurante de primer nivel, donde es posible apreciar algunas de las especialidades de la cocina del sur.

Bar donde juntarse con las amistades para una entretenida partida de cartas.

Pub-Discoteque para la juventud.

Bazar de Artesanías para adquirir cosas típicas de la zona.

Minimarket para las compras básicas.

Parvulario para los más chicos de la casa.

Vivero.

Deportes (Tenis, futbolito, golf, cabalgatas, deportes náuticos, piscina, pesca y gimnasia).

e6b3e1f39c4afc7f68b09e52f6398f02
75c57b07644ed0c4d1c95edc9b3deac8
9230ebc08151421575d9e5c77383703e
2c9e3b7ea172bb9d2f5a07416c04f25e
ac12063f40bd2eace7f6efd3aa05a0cf
7caa7730715c310da7b2476a5cb47a3a
90552dae1d56bc8b2362bed2b46de8c1
360-slider

¿Cómo llegar?

Bahía Coique se encuentra en la ribera norponiente del Lago Ranco, a 4 km de Futrono y a 42 km de la Ruta 5 Sur (cruce a Reumén).

Si bien existen un par de aeródromos en la zona, éstos son únicamente para aeronaves pequeñas. Los aeropuertos más cercanos al complejo se encuentran en las ciudades de Valdivia y Osorno a aproximadamente 99 km y 111 km respectivamente.

¡Visita su página web y mira el tour en 360 grados!

http://www.bahiacoique.cl

admin8 abril, 2016
Futrono.jpg
3min4870

La localidad de Futrono se sitúa sobre la costa norte del lago Ranco, en la región De los Lagos. El nombre de la ciudad significa “lugar de humaredas” y proviene del vocablo mapuche-hulliche “futronhue”; lo recibió debido a los grandes incendios producidos por los primeros colonos a mediados del siglo XIX para generar campos de cultivo.

Futrono es un destino lacustre por excelencia, conjuga el encanto y la belleza de sus recursos naturales con la calidez y la hospitalidad de su gente. Durante mucho tiempo fue el lugar de segunda residencia de los veraneantes de Santiago y Valdivia.

El lago, sus hermosos ríos de agua cristalinas y las reparadoras termas ubicadas sobre el macizo andino son sitios ideales para abstraerse y descansar, tanto en los innumerables establecimientos hoteleros como en los excelentes campings organizados sobre las costas de lagos y ríos. Todas estas cualidades, sumadas a las propuestas gastronómicas y los servicios de transporte, hacen del lugar un sitio turístico con identidad propia.

5196114223_f36b86aa94_b
home1
futrono-234
turismo-anuncios-907-2
futrono-231
futrono-2
Futrono
SONY DSC
futrono-3

La localidad cuenta con un clima templado lluvioso. Durante el verano, la temperatura agradable invita a disfrutar de sus playas de arena fina. No se puede dejar de asistir a los talleres de los artesanos mueblistas, actividad que ha sido reconocida internacionalmente por la calidad, el diseño y la diversidad en el trabajo de maderas.

Pablo Neruda eligió Futrono para partir clandestinamente hacia Argentina, luego de ser perseguido por la “Ley maldita” dictada por el entonces presidente Gabriel González Videla.

En las cercanías se pueden visitar las localidades de Llifén, Chollinco, Maihue y Chabranco. El visitante no debe perderse la oportunidad de ver la isla Huapi, ubicada en medio del lago Ranco, hogar de la comunidad mapuche-hulliche. Por otro lado, los amantes de la pesca con mosca tienen la posibilidad de castear a lo largo del curso del río Calcurrupe y quienes gustan del turismo rural y de aventura podrán realizar entretenidas salidas a caballo por los alrededores de la cuenca del lago Ranco o acelerados descensos desde las copas de los árboles nativos donde se practica canopy.

¿Cómo llegar?

a 100 kilómetros de Valdivia y a 900 kilómetros de Santiago. Se accede a ella a través de la ruta 5 hasta el cruce Reumén, en el kilómetro 849 de la Autopista de los Ríos. De ahí restan 42 kilómetros hasta la localidad.

[Welcome Chile]

admin1 abril, 2016
cronicas-viajeras-curacavi-3-1024x681.jpg
2min5610

Curacaví o Curacahuín significa Piedras del Festín o Junta en el Pedregal. En el tiempo de la Colonia, en aquel Chile, le nombraban “Tambo Viejo”; llámenlo como quieran, este es un lugar de encuentros y desencuentros, de alegrías y tristezas, de locos, apasionados o rebeldes personajes que se parecen al día y la noche, de la talla de José Aureliano, de Raskolnikof, de Freddy Kruger, de Martín Rivas, los que se sentirían en familia frente a los locos que aquí han vivido.

Si sientes nostalgia de este lugar, si quieres conocerlo, si quieres venir a pasear a Curacaví, o mejor aún, si quieres venirte a vivir a este terruño, aquí encontrarás impresiones de su personalidad que te ayudarán aconocerlo mejor.

A curacaví puedes encontrarlo viajando por la Ruta 68 desde Santiago a Valparaíso o Viña del Mar, desde el túnel Lo Prado hasta el Túnel Zapata o por sus alternativas, desde la cuesta Barriga hasta la cuesta Zapata.

Curacaví es un pueblo pequeño, latinoamericano, entretenido, hermoso, libre de la “grasa de las capitales”, pero no demasiado lejos, de tal forma que la nostalgia por los eventos cosmopolitas pueden ser satisfechos con un corto viaje a Santiago o Valparaíso.

Aquí, todavía encontrarás aquellos antiguos señores con sombrero, que lo inclinan para saludarte, pero también encontrarás raperos, hip-hoperos, la señora de la esquina, hippies, algunos cibernautas, el señor de la Botica, huasos en caballo, otros en bicicleta y también en lujosas camionetas, todos conviviendo y haciendo de este vergel un lugar entretenido. Si te gustan las empanadas, el arrollado, los dulces chilenos, la cazuela, la carbonada, las uvas, las parcelas, la cueca, la chicha, las viñas, los huasos, el campo, entonces ven a Curacaví.

photo5jpg
IMG_1831
0d1fd34f22c9730e91eb5170fbddc114_XL
Chicha-Duran9
slider_05
44992439
cronicas-viajeras-curacavi-4-1024x681
cronicas-viajeras-curacavi-3-1024x681
plaza_balmaceda_paseo01
CURACAVI--CHICHA--_4_
cronicas-viajeras-curacavi-2
____4741929_orig

Acerca de nosotros

Que Hacér en Chile forma parte de Portales Regionales, una red publicitaria de medios de comunicación digital, abarcando Minería, Turismo en Chile, AgriculturaEmpresas Portuarias y además, diarios electrónicos en las regiones de Valparaiso, O’Higgins y Maule.

Si te interesan post promocionados, link seo, banners o publireportajes, escríbenos.


ventas@portalesregionales.cl